Implicaciones fiscales en el #IRPF de la eliminación de las llamadas “cláusulas suelo”


  1. CONSIDERACIONES PREVIAS

La desconfianza en el sistema bancario español ha llevado a una proliferación de demandas judiciales de todo tipo ante cualquier producto financiero emitido durante los años de bonanza de créditos y, en general, el sistema judicial, que ha de atender, no lo olvidemos, en la interpretación de la ley (artículo 3.1 del Código Civil)[1], a la realidad social y el contexto, ha respondido favorablemente a las peticiones de los clientes que se sentían “engañados” en la contratación de productos financieros, más o menos complejos: participaciones preferentes, productos estructurados, créditos hipotecarios con cláusula suelo, etc.

Vivienda 1 (L)La tradición española de concertar créditos hipotecarios a interés variable, vinculados a la evolución del tipo de interés, generalmente, el EURIBOR más un diferencial, conllevó la inclusión por parte de los bancos (la parte dominante en este contrato bilateral[2]) de un “suelo hipotecario” o cláusula suelo, con denominaciones variopintas[3], pero con una finalidad clara: establecer un tipo de interés mínimo para los créditos, cualquiera que fuese la evolución del EURIBOR o del tipo de interés de referencia.

A partir de una sentencia del Tribunal Supremo, de 9 de mayo de 2013, se declararon nulas tales cláusulas, no tanto por su ilegalidad, sino por su carácter abusivo y por la falta de transparencia.

A raíz de la declaración de nulidad de las cláusulas suelo del Tribunal Supremo de 2013, varias sentencias decretaron la retroactividad en la anulación de dichas cláusulas, resolviendo los procesos favorablemente  para el consumidor que tendría derecho a la devolución de las cantidades indebidamente cobradas por las entidades financieras. Y la situación de conflictividad al respecto no ha terminado, pues el Tribunal Supremo ha limitado el efecto retroactivo de estas nulidades[4], algunos bancos se niegan a eliminar tales condiciones y el asunto está en manos del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.[5]

  1. EFECTOS FISCALES DE LA DEVOLUCIÓN DE LAS CLÁUSULAS SUELO

En cualquier supuesto, obligados por las sentencias, por arbitraje o pacto privado, las entidades de crédito están devolviendo las cuantías abonadas de más por los contribuyentes, más los correspondientes intereses moratorios e, inmediatamente, se plantea cuál es el tratamiento fiscal en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (en adelante, IRPF) de estas devoluciones.

Pues bien, la Dirección General de Tributos ha emitido dos consultas tributarias al efecto, las números V2430-16 y V2431-16, de 3 de junio de 2016, cuya doctrina aparece resumida en una Nota emitida por el Departamento de Gestión Tributaria de la AEAT[6], en plena campaña del IRPF del ejercicio 2015.

Según la DGT, existen dos posibilidades:

1º) Si la sentencia judicial, que obliga a restituir las cantidades pagadas por la cláusula suelo desde la fecha de publicación de la sentencia del TS de 9 de mayo de 2013, conlleva percibir los intereses en 2015.

La sentencia comporta tener por no puesta la mencionada cláusula a partir de la citada sentencia y esto supone que la devolución al contribuyente de las cantidades pagadas de más, no constituye renta sujeta al impuesto.

Ahora bien, en la medida en que tales cantidades hubieran formado parte, por ejemplo, de la base de la deducción por inversión en vivienda habitual, entonces, el contribuyente debe regularizar tal deducción en el ejercicio en el cual causó firmeza la sentencia, 2015; añadiendo las cantidades indebidamente deducidas por tal motivo a la cuota líquida devengada en 2015 más los intereses de demora evaluados de acuerdo al artículo 26.6 de la Ley General Tributaria.

Se trata, por lo tanto, de un sencillo caso de utilización del artículo 59 del Reglamento del IRPF[7].

Téngase en cuenta que puede suceder, incluso, que el contribuyente no tenga que regularizar, aun habiendo deducido por inversión en vivienda habitual, pues la cuantía máxima de la deducción era de 9.040 euros en cada ejercicio.

2º) Se devuelven en 2016 las cantidades indebidamente cobradas por aplicación errónea de la cláusula suelo, más el interés legal del dinero.

Tampoco tal devolución constituye renta para el contribuyente, pero éste debe regularizar, en su caso, la cantidad aplicada por deducción por vivienda habitual, utilizando lo dispuesto en el artículo 59 del Reglamento del IRPF.

En cuanto a los gastos incurridos por el contribuyente para pleitear, también deben ser calificados como gastos derivados de la financiación necesaria para adquirir la vivienda habitual y formarían parte de la base de la deducción por este concepto.

Por su parte, los intereses indemnizatorios abonados al contribuyente constituyen una ganancia patrimonial, a integrar en la base imponible del ahorro. Por el contrario, la devolución de las costas procesales al contribuyente, si se produce tal condena para el banco, es también una ganancia patrimonial, mas originaria y, en consecuencia, se integra en la base imponible general.

Domingo Carbajo Vasco.

_____________________

[1]“Las normas se interpretarán según el sentido propio de sus palabras, en relación con el contexto, los antecedentes históricos y legislativos y la realidad social del tiempo en que han de ser aplicadas, atendiendo fundamentalmente al espíritu y finalidad de aquellas.”.
[2]Aunque la doctrina lo calificaría más bien como un contrato de adhesión.
[3]Por ejemplo: límites a la aplicación del tipo de interés variable, límite de la variabilidad del interés, restricciones a la variabilidad del tipo de interés, etc.
[4]Ello, a pesar de lo dispuesto en el artículo 1303 del Código Civil, que indica:
“Declarada la nulidad de una obligación, los contratantes deben restituirse recíprocamente las cosas que hubiesen sido materia del contrato, con sus frutos y el precio con los intereses, salvo lo que se dispone en los artículos siguientes.”
[5]Una información de carácter general al respecto, puede encontrarse en: www.bankimia.com/clausula-suelo
[6]Agencia Tributaria. Departamento de Gestión Tributaria. Nota sobre los criterios a utilizar en relación con determinados supuestos de aplicación indebida de las cláusulas suelo, 7 de junio de 2016.
[7]“Pérdida del derecho a deducir.
    • Cuando, en períodos impositivos posteriores al de su aplicación se pierda el derecho, en todo o en parte, a las deducciones practicadas, el contribuyente estará obligado a sumar a la cuota líquida estatal y a la cuota líquida autonómica o complementaria devengadas en el ejercicio en que se hayan incumplido los requisitos, las cantidades indebidamente deducidas, más los intereses de demora a que se refiere el artículo 26.6 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria.
    • Esta adición se aplicará de la siguiente forma:
a) Cuando se trate de la deducción por inversión en vivienda habitual aplicable a la cuota íntegra estatal o la deducción por inversión en empresas de nueva o reciente creación, se añadirá a la cuota líquida estatal la totalidad de las deducciones indebidamente practicadas.
b) Cuando se trate de las deducciones previstas en los apartados 2, 3 y 5 del artículo 68 de la Ley del Impuesto, se añadirá a la cuota líquida estatal el 50 por ciento de las deducciones indebidamente practicadas y a la cuota líquida autonómica o complementaria el 50 por ciento restante.
c) Cuando se trate de deducciones establecidas por la Comunidad Autónoma en el ejercicio de las competencias normativas previstas en el artículo 46.1 de la Ley 22/2009, de 18 de diciembre, por la que se regula el sistema de financiación de las Comunidades Autónomas de régimen común y Ciudades con Estatuto de Autonomía y se modifican determinadas normas tributarias, y del tramo autonómico de la deducción por inversión en vivienda habitual, se añadirá a la cuota líquida autonómica la totalidad de las deducciones indebidamente practicadas.”
Anuncios

Acerca de Domingo Carbajo Vasco

Domingo Carbajo Vasco es Inspector de Hacienda del Estado, Economista, Abogado y Profesor en diferentes instituciones y escuelas. Posee experiencia internacional, en asuntos europeos, Twinnings y otras materias de consultoría fiscal y financiera.
Esta entrada fue publicada en IRPF, Jurisprudencia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s