Estadística del IRPF 2012 y el poder de las mujeres en materia inmobiliaria


1.CONSIDERACIONES GENERALES.

La Agencia Estatal de Administración Tributaria (en adelante, AEAT) ha hecho públicas las estadísticas del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (en adelante, IRPF), correspondientes al ejercicio 2012 (declaración 2013). Remitimos al lector a su portal.

Estadistica creciente 03En otras notas publicadas en el “blog” hemos hecho referencia a la enorme importancia que, tanto para el conocimiento de nuestra Política Fiscal como para el análisis de la realidad económica y social española, tienen estas publicaciones estadísticas de la AEAT, pues de las mismas se obtiene una gran información cuantitativa y, además, muy apegada (pasado el tamiz del fraude fiscal) a la realidad.

En el caso del IRPF, además, nos encontramos con el tributo de mayor incidencia recaudatoria y social (por el número de contribuyentes) de nuestro sistema tributario, por lo que el conocimiento y manejo de sus estadísticas por parte de los profesionales fiscales nos parece esencial.

Los datos del IRPF del ejercicio 2012 no hacen sino reforzar lo expuesto en el párrafo anterior, ya que constituyen una perfecta radiografía de la persistencia de la crisis sistémica de la economía española iniciada en 2007 [1].

En ese sentido, el primer dato es relevante: hay menos declaraciones, debido tanto a la disminución demográfica (se calcula que, con la crisis, 500.000 inmigrantes han retornado a sus hogares de origen y 300.000 españoles han emigrado) como a la aparición de la “nueva pobreza”, es decir, contribuyentes sin “renta” alguna que declarar.

De esta forma, la evolución en el número de declarantes del IRPF durante el período de crisis, 20007…, ha sido como sigue:

Tabla IRPF

Fuente: Elaboración propia, a partir de los datos de la AEAT.

.
Como se observa, respecto del año 2011, el número de declarantes se ha reducido un 0,5% [2].
También destacar que sigue en aumento la proporción de declaraciones individuales respecto del mecanismo optativo de la tributación conjunta; de esta forma, la declaración individual ha supuesto el 78,3% de las citadas declaraciones y se presentaron conjuntamente el 23,7% de las liquidaciones, frente a unos porcentajes, en el período 2011, del 77,7 y el 22,3%, respectivamente.

A pesar de este descenso, producto, sin duda, de los escasos incentivos fiscales que ofrece la tributación conjunta y de la disminución, por ley de vida, de los colectivos sociales para los cuales resulta posible e interesante este modelo conjunto de tributación familiar, lo cierto es que uno de los arcaísmos del IRPF, contrario a su pretendida individualización y claramente conservador, al limitar el acceso de la mujer al mercado de trabajo, aun en escasa cuantía, al mercado de trabajo, no sólo sigue vigente en la regulación del IRPF sino que, en la Reforma de este gravamen, prevista para el Gobierno en el ejercicio 2015, no hay ni el más mínimo propósito de alterar la vigente situación; cosa sorprendente, dado que su coste recaudatorio[3] podía haber sido utilizado para reducir aún más la presión fiscal sobre las rentas del trabajo más reducidas, fomentando así el consumo y nuestra escuálida demanda interna.

Otro dato que manifiesta, en su dureza, la crisis: las rentas del trabajo, las cuales suponen el 82,8% de lo declarado en 2012, han disminuido su cuantía respecto del año anterior en el 0,8%, alcanzado la renta media declarada por esta modalidad de renta 21.697 euros, con un descenso interanual de 2,9%, es decir, 653 euros de diferencia.

Como se observa, el empobrecimiento o, por utilizar un eufemismo, la “devaluación interna” de nuestros salarios sigue avanzando.[4]

Pero no solamente el trabajo como fuente de renta sufre los estragos de la crisis, sino que el empobrecimiento de nuestra patria se extiende a todas las rentas, así, los componentes de las rentas derivadas de explotaciones económicas, tanto en estimación directa como en estimación objetiva, ven reducida su aportación en el 4,6% cada una en relación al año anterior, y la base imponible del ahorro, integrada fundamentalmente por ganancias de capital, anota un descenso del 12% respecto al año anterior.

Solamente sube, siquiera levemente, la cuota resultante de la liquidación, cuya cuantía supone 66.902 millones de euros, el 1.1% superior al 2011. Esta subida se debe al incremento en las tarifas del 2011 y a la no inflactación de los mínimos personales.

2.ESTADÍSTICAS DEL IRPF, GÉNERO Y PODER INMOBILIARIO.

También hemos recomendado en notas anteriores efectuar una visión desde el género de las estadísticas del IRPF, aprovechando que, como consecuencia de la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de hombres y mujeres, las mismas se desglosan por sexo, es decir, según que los declarantes sean hombres o mujeres[5].

Pues bien, llamamos la atención sobre un hecho singular. Tradicionalmente, razones de “gender gap” habían llevado a la conclusión de que las rentas declaradas por las mujeres eran inferiores a las rentas de igual modalidad declaradas por los hombres. Y esto es así, por ejemplo, en lo que hace referencia a las rentas más comúnmente declaradas; las del trabajo.

De esta forma, en el ejercicio 2012, las declaraciones femeninas de rentas del trabajo suponen 6.762.799, con un total de rentas declaradas de 104.906.400.868 euros y una media de renta declarada por liquidación de 15.512 euros; en cambio, las declaraciones masculinas por esta idéntica modalidad manifiestan la siguiente información: 6.618.342 declarantes, 139.950.8376.552 euros declarados y media de 21.146 euros, es decir, los asalariados hombres ganan más que las mujeres.

Pero si nos fijamos en los rendimientos del capital inmobiliario, es decir, de los bienes inmuebles no afectos a actividades económicas, tenemos que las mujeres presentan 2.720.053 declaraciones por este concepto frente a 2.496.603 de las mujeres, declaran 4.694.168.371 rentas inmobiliarias frente a sólo 3.797.666.125 euros los hombres y la media por declaración en las mujeres es 1.726 euros frente a 1.521 euros en los machos.

¿A qué se deberá ese “empoderamiento” femenino, como ahora algunos (con poca calidad gramatical) dicen?, ¿ por qué las mujeres disponen de más poder inmobiliario en España?.

Dejemos el reto de este análisis para autores con más tiempo o más ganas.

Domingo Carbajo Vasco.

____________

[1] En general, García, Norberto E.; Ruesga Benito, Santos M. ¿ Qué ha pasado con la economía española?. La Gran Recesión 2.0 (2008 a 2013), Ed. Pirámide, Madrid, 2014.
[2] “Estadística declarantes (IRPF). Ejercicio fiscal 2012”, La Ventana de la Agencia, edición digital, 02/07/2014.
[3] El Presupuesto de Beneficios Fiscales del Estado (que afecta al 50% de la recaudación del IRPF) estima que el coste recaudatorio de la tributación conjunta para el ejercicio 2014 asciende a: 1.804,72 millones de euros.
[4] Como sucede, en general, con cualquier dato fiscal, ver: OXFAM-INTERMÓN. Tanto tienes, ¿tanto pagas?, www.oxfamintermon.org, mayo de 2014.
[5] Los lectores pueden encontrar un ejemplo en mi texto: “Una nota sobre el denominado “gender gap” a partir de las estadísticas sobre pensiones y salarios del IRPF”, publicado en este blog.

Subir

Anuncios

Acerca de Domingo Carbajo Vasco

Domingo Carbajo Vasco es Inspector de Hacienda del Estado, Economista, Abogado y Profesor en diferentes instituciones y escuelas. Posee experiencia internacional, en asuntos europeos, Twinnings y otras materias de consultoría fiscal y financiera.
Esta entrada fue publicada en IRPF y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s