Irregularidades acaecidas en la circulación de productos objeto de IIEE en régimen suspensivo entre Estados miembros de la UE


La normativa de II.EE. configura al depositario autorizado, titular de una fábrica o un   depósito fiscal, como responsable directo, objetivo,  del pago de la deuda tributaria en relación con los productos expedidos a otros estados miembros con aplicación del régimen suspensivo cuando se produce una irregularidad, siendo ésta el hecho de no haber sido recibidos por el destinatario.

Camion 1Así se establece por la Ley y es así de simple. El apartado 4 del artículo 8 de la LIE, al legislar sobre los obligados tributarios en materia de II.EE., después de exponer la tipología de contribuyentes y sustitutos de los mismos, defiende:

(..)  Los depositarios autorizados estarán obligados al pago de la deuda tributaria en relación con los productos expedidos en régimen suspensivo a cualquier Estado miembro, que no hayan sido recibidos por el destinatario.

Esta responsabilidad directa y objetiva, que no es en sentido estricto ni solidaria ni subsidiaria en relación a un posible deudor principal, se justifica en que el expedidor ha de asegurar y ser capaz de probar la regularidad de la expedición y, en sentido opuesto,  asumir los riesgos fiscales de su irregularidad, al menos si no es capaz de demostrar que la irregularidad se cometió en otro país comunitario. Así se regula en la Ley con objeto de proteger los intereses de la Hacienda Pública, protección que no puede quedar inerme con la exclusión de responsabilidad de los expedidores.

Y para ello, la Ley le otorga un plazo de cuatro meses desde el inicio de la expedición para aportar tales pruebas. Si no lo hace en dicho plazo, la Ley faculta a la autoridad tributaria del Estado miembro de origen para liquidar la deuda.

No obstante,  el obligado tributario  dispone de un plazo de tres años desde la expedición  para aportar las pruebas de la correcta cancelación o de la comisión de la irregularidad en otro Estado miembro. En este caso, se procede a la devolución de las cantidades liquidadas y pagadas y se informa al Estado miembro de destino con objeto de que proceda a su recaudación.

Así mismo, en la mayoría de los casos, la Inspección de Hacienda deja constancia de que no se aprecian siquiera indicios de la comisión de infracción tributaria por parte del obligado tributario, es decir, ni siquiera una simple negligencia residenciable en su persona que haya provocado la irregularidad.

Por ello, en su caso, y respecto al obligado tributario expedidor, no procede pasar el tanto de culpa a la jurisdicción penal, porque no hay conducta punible. Si se aprecia, se denuncia, lo que conllevaría obligatoriamente a una suspensión de las actuaciones en sede administrativa.

Esta responsabilidad legalmente atribuida e impuesta ha de ser prudentemente conocida por todo el que ostenta la titularidad de un depósito fiscal que realiza expediciones en régimen suspensivo,  sin perjuicio de que pueda repetir contra el causante de los daños y perjuicios que se le puedan haber producido.

Normalmente el contribuyente solicita una suspensión de las actuaciones en sede administrativa hasta que se determinen las responsabilidades de la irregularidad.

La normativa de II.EE. es la que es y no puede alterarse en perjuicio de la eficacia de la actuación administrativa y de los intereses de la Hacienda Pública. El efecto práctico que se consigue con la suspensión de actuaciones en el procedimiento administrativo es trasladar a la Hacienda Pública las consecuencias y perjuicios derivados de la actitud irregular de otras personas.

Los hechos que motivan la interposición de la querella por parte del obligado tributario y el resultado del proceso penal subsiguiente no pueden afectar a la relación jurídico tributaria, sino a las relaciones que vinculan al titular del depósito con terceras personas. Las consecuencias de las irregularidades cometidas por éstos no pueden ser trasladables a la Hacienda Pública, por mera aplicación de la legalidad impuesta.

Javier Vera Martín-Peñasco.

Anuncios

Acerca de Blog del Máster UTAF

Blog del Máster Universitario en Tributación y Asesoría Fiscal de Loyola Leathership School, que pretende dar respuesta a la creciente demanda de profesionales especializados en Derecho Fiscal existente en nuestra sociedad. Todos los comentarios y opiniones de nuestro equipo de expertos y colaboradores.
Esta entrada fue publicada en II.EE. y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s