Planificación fiscal agresiva


El 6 de diciembre de 2012 la Comisión ha emitido una Comunicación al Parlamento y al Consejo (COM (2012) 722 final) en la que se formula el Plan de acción para reforzar la lucha contra el fraude y la evasión fiscal. Contiene 34 medidas de diversa naturaleza, entre las que se encuentra una concerniente a la planificación fiscal agresiva, para cuya puesta en práctica la Comisión ha formulado la Recomendación sobre planificación fiscal agresiva (C (2012) 8806 final) y la Recomendación relativa a las medidas dirigidas a estimular a los países terceros a aplicar estándares mínimos de buena gobernanza fiscal (C (2012) 8805 final).

Billetes Euros y UE (L)La primera Recomendación, después de efectuar una breve descripción de la planificación fiscal agresiva así como de sus perniciosos efectos para la equidad, la recaudación, y el correcto funcionamiento del mercado interior, sugiere a los Estados miembros que supediten la aplicación de las medidas internas o convenidas relativas a la eliminación de la doble imposición internacional basadas en la exención de ciertas rentas a su efectiva tributación en el país de origen, y que adopten una norma general antiabuso.

El mandato de la norma general antiabuso consiste en ignorar los efectos fiscales que se pretenden obtener de una transacción u operación artificial realizada con el propósito esencial de eludir la imposición y que conduce a una ventaja fiscal. Así pues son tres los elementos que determinan la no consideración de los efectos fiscales pretendidos: artificialidad, definida como carencia de sustancia económica; elusión fiscal, definida como vulneración del espíritu y finalidad de las normas afectadas; ventaja fiscal, definida por comparación entre la tributación que hubiera procedido en ausencia de la transacción artificial y la que ha resultado por causa de la misma.

La norma antiabuso propuesta por la Comisión pivota sobre dos ideas concurrentes, a saber, la primacía del espíritu de la ley sobre su letra, y la preferencia de la sustancia de los negocios jurídicos sobre su forma.

La segunda Recomendación, después de describir los problemas que se derivan de la existencia de los países que ofrecen refugios fiscales, tipifica como tales a aquellos que no cumplen con estándares mínimos de buena gobernanza fiscal, definida por la ausencia de medidas fiscales dañinas para terceros países así como por la presencia de transparencia e intercambio de información, y sugiere a los Estados miembros que penalicen a dichos países mediante su inclusión en una lista negra de la que se derivaría la no negociación de convenios bilaterales para evitar la doble imposición o su denuncia

¿Cuál es la posición de España en relación con las dos recomendaciones?

Por lo que se refiere a velar por la tributación en el país de origen de las rentas exentas, la exención de dividendos y plusvalías de cartera del artículo 21 del TRLIS, aunque requiere la sujeción de ambos conceptos a un tributo que grave la renta, no exige la tributación efectiva y, a mayor abundamiento, en 2012 ni tan siquiera se exigirá dicha sujeción, de acuerdo con lo dispuesto en el Real Decreto-Ley 12/2102 modificado por el Real Decreto-Ley 14/2012.

Por lo que se refiere a la clausula general antiabuso, las normas de la Ley General Tributaria relativas a la calificación (art 13), la simulación (art 16) y el conflicto en aplicación de la norma tributaria (art 15), se fundamentan, ampliamente hablando, en las preferencias de fondo sobre forma y espíritu sobre letra, si bien la ausencia de sanción en el caso de conflicto en la aplicación de la norma tributaria y la dificultad de distinguirlo del que implica simulación ameritan, sobradamente, una reforma de las normas antiabuso generales.

En fin, en lo que concierne a las listas negras, como tal puede considerarse la de países o territorios que tienen la consideración de paraíso fiscal (Real Decreto 1080/1991).

¿Cuál es el significado de las dos recomendaciones?

Más allá de las medidas específicas que en las mismas se contienen, en modo alguno novedosas, lo que de ellas cabe destacar es el rechazo frontal de la planificación fiscal agresiva y la desaprobación de los refugios fiscales. Muchas reflexiones han de suscitar aquel rechazo y esta desaprobación, y de ellas tal vez pueda derivarse una modificación  de la conducta fiscal de ciertas empresas multinacionales que han sucumbido en años pasados a la tentación de alojar una parte sustancial de sus beneficios en paraísos y refugios fiscales, así como una acción más intensa de las administraciones fiscales en el campo de la fiscalidad internacional, encauzada por el principio de legalidad.

¿Avanza la Europa de los valores?

 Eduardo Sanz Gadea.

 

Anuncios

Acerca de Eduardo Sanz Gadea

Eduardo Sanz Gadea es Licenciado en Derecho y en Economía.
Esta entrada fue publicada en Fiscalidad Internacional y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s