Dividendos intracomunitarios


Con fecha 28 de enero de 2011 la Comisión de la Unión Europea emitió un documento de consulta relativo a la tributación de los dividendos distribuidos por entidades residentes en algún Estado miembro de la Unión Europea a favor de inversores individuales o colectivos residentes en otros Estados miembros (en adelante dividendos intracomunitarios), cuyo objetivo es definir un sistema que garantice que dichos dividendos no tributen de manera menos favorable que los puramente internos y que elimine la doble imposición derivada de las retenciones en la fuente (withholding) que los mismos puedan sufrir.

A tal fin propone las siguientes seis alternativas:

  • Abolición de las retenciones en la fuente.
  • Imputación plena respecto de la retención en la fuente concedida por el Estado miembro de la residencia del perceptor.
  • Limitación de la base de cálculo de la retención en la fuente a la renta neta.
  • Retención en la fuente reducida e igual en todos los Estados miembros.
  • Reducción de la retención en la fuente e imputación ordinaria respecto de la misma y del impuesto subyacente en el Estado miembro de la residencia del perceptor.
  • Eliminación de la retención en la fuente y exención de los dividendos intracomunitarios en cabeza de su perceptor.

Las cuatro primeras alternativas se centran en la retención en la fuente, de manera que versan sobre la denominada doble imposición jurídica. Las dos últimas contemplan, además, la eliminación de la denominada doble imposición económica de dividendos.

En este sentido el documento resulta desconcertante. ¿Se trata de eliminar la doble imposición jurídica? ¿Se trata, además, de eliminar la doble imposición económica? ¿Se trata de evitar la discriminación entre los dividendos internos y los intracomunitarios?

Desde luego, si nos atenemos a la declaración programática del propio documento (apartado 4), la eliminación de la doble imposición económica no está mencionada expresamente como objetivo, por más que no se pueda desconocer su idoneidad en orden a la consecución del mercado interior y que dos de las alternativas propuestas la contemplen.

La eliminación de la doble imposición jurídica es materia propia de los convenios bilaterales para eliminar la doble imposición. Sorprende, por tanto, que la Comisión entre en esta materia, habida cuenta de que la red europea tejida por aquellos es suficientemente tupida, y que el Tribunal de Justicia se ha pronunciado sobre la virtud de los convenios bilaterales para configurar, en base a la imputación de la retención en la fuente, una causa de justificación en relación con la discriminación derivada de la ausencia de retención respecto del dividendo interno (Amurta).

La tributación concerniente a los dividendos intracomunitarios ha sido objeto de reiteradas sentencias del Tribunal de Justicia, en cuya virtud se consideraba discriminación injustificada que los dividendos intracomunitarios tuvieran una fiscalidad más gravosa que los internos (Verkooijen, Lenz, y Maninnen). A partir de esas sentencias los Estados miembros han modificado sus normas fiscales para procurar el tratamiento igual de todos los dividendos. En apretada síntesis, estas modificaciones han consistido en despojar a los dividendos internos de los métodos hasta entonces existentes para eliminar o aliviar la doble imposición económica (ACT británico, avoire fiscal francés, imputación plena alemana, imputación estimativa española, entre otros).

El café para todos ha deparado, en líneas generales, doble imposición económica para todos los dividendos: los internos pierden los métodos para la eliminación de la doble imposición económica, y los intracomunitarios continúan con la doble imposición económica. Igualdad sí, pero en la tosca y perturbadora desolación de la doble imposición económica de dividendos.

Recuérdese, en el caso español, que la Ley 35/2006 suprimió el método de imputación estimativa vigente desde 1995 (Ley 42/1994), regresando así hacia un escenario de doble imposición económica de dividendos que había sido ampliamente criticado por los hacendistas patrios (Informe para la Reforma del Impuesto sobre Sociedades, IEF, 1994).

De acuerdo con las consideraciones precedentes, la tarea a la que debe consagrarse la Comisión no es la eliminación de la doble imposición jurídica, ni  la consecución de un tratamiento no discriminatorio para los dividendos intracomunitarios, sino la consistente en aunar la eliminación de la doble imposición económica de dividendos con la no discriminación de los dividendos intracomunitarios, máxime cuando el Tribunal de Justicia ha indicado que lo previsto en el antiguo artículo 293 del Tratado respecto de la eliminación de la doble imposición no obliga a los Estados miembros a incluir en los convenios bilaterales un método para eliminar la doble imposición económica de dividendos (Damseaux).

Vistas así las cosas, se trataría de que el café para todos consista en la eliminación de la doble imposición económica respecto de todos los dividendos (internos e intracomunitarios). En efecto, la eliminación de la doble imposición económica con carácter general determinaría el tratamiento igual para todos los dividendos (internos e intracomunitarios).

Repárese, consecuentemente, en la trascendencia de la eliminación generalizada de la doble imposición económica de dividendos. Nótese que, además de procurar un saludable efecto económico de neutralidad en la realización de las inversiones financieras, apareja el tratamiento igual respecto de los dividendos, internos e intracomunitarios. He aquí cumplidos, simultáneamente, los objetivos de racionalidad económica y no discriminación.

Dos formas o métodos, básicamente, puede adoptar ese sistema de eliminación de la doble imposición económica de dividendos: exención de los dividendos (internos e intracomunitarios) en cabeza de su preceptor, e imputación del impuesto sobre los beneficios de los que procede el dividendo. Estos son los métodos admitidos por la Directiva 435/90, matriz-filial.

Ahora bien, en el contexto de los inversores individuales o de la inversión colectiva, el método de imputación no es recomendable debido, de una parte, a las amplias necesidades de información que su aplicación requiere (determinación del impuesto efectivo sobre el beneficio del que procede el dividendo), y de otra parte, a las dificultades de su inserción en el proceso de cálculo de la deuda tributaria, de manera que, en términos de sencillez y operatividad, el método de exención no tiene rival.

Sin embargo, el método de exención adolece de un defecto esencial, a saber, que prima la inversión en las entidades que disfrutan de una tributación más reducida sobre los beneficios. Mientras en la Unión Europea el tipo de gravamen del Impuesto sobre Sociedades oscile en más de 20 puntos porcentuales (10% Bulgaria y Chipre, 12,5% Irlanda, 30% España, 33,33% Francia) no será fácil avanzar en la eliminación de la doble imposición económica de dividendos, y, lamentablemente, el café para todos, estará servido con la sal amarga de la doble imposición.

En fin, para tomar café en buenas condiciones hay que poner antes la taza y el azúcar, esto es, una cierta convergencia en la tributación sobre los beneficios, reflejada, cuando menos, en un abanico mucho más cerrado de tipos de gravamen. No se trata, ciertamente, de una idea nueva, pues ya en 1992 el Informe Ruding propuso una medida similar, esto es, el establecimiento de un tipo de gravamen común de carácter mínimo.

Eduardo Sanz Gadea.

Anuncios

Acerca de Eduardo Sanz Gadea

Eduardo Sanz Gadea es Licenciado en Derecho y en Economía.
Esta entrada fue publicada en Fiscalidad Internacional y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s