El plazo de duración de las actuaciones inspectoras


Por el interés que puede tener entre nuestros lectores, incluimos a continuación una breve reseña de la presentación que desarrolló el Jefe de la Dependencia Regional de Inspección en los seminarios de procedimiento que se celebraron los días 13 y 14 de diciembre en Canarias con el título:

PLAZO DE DURACIÓN DE LAS ACTUACIONES INSPECTORAS

Debemos considerar esencial el plazo de las actuaciones inspectoras ya que del mismo depende, en gran medida, la propia eficacia del acto administrativo dictado.

Con carácter general el plazo del procedimiento inspector abarcará un máximo de doce meses desde el inicio del procedimiento, por comunicación o personación, hasta que se notifique la correspondiente liquidación bien tácita, bien expresamente.

En función de las características del expediente dicho plazo de partida puede no resultar suficiente para su finalización y ser objeto de ampliación o, en su caso, de paralización si se presentan las circunstancias de no cómputo.

Así, excepcionalmente, podrá ampliarse el plazo máximo inicial de doce meses en un  período de hasta doce meses más:

  • Si el expediente resulta de una complejidad superior a la media, como puede ser el caso de la comprobación de grupos vinculados o consolidados o la comprobación fuera del ámbito territorial de la sede del órgano actuante.
  • Si el obligado tributario nos oculta una actividad, bien porque no la declara o bien porque declara otra distinta y
  • Si continuamos en vía administrativa un expediente remitido anteriormente al Ministerio Fiscal por apreciar indicios de delito contra la Hacienda Pública

Por otro lado, el plazo de duración del procedimiento inspector podría paralizarse si se producen las siguientes circunstancias de no cómputo:

  • Interrupción justificada del procedimiento.  Se trata de paralizaciones del procedimiento derivadas de actuaciones con terceros o de fuerza mayor.  Como prueba de las mismas puede citarse la petición de informes con trascendencia tributaria a otros órganos o unidades administrativas o la solicitud del informe preceptivo para declaración de conflicto en la aplicación de la norma tributaria.
  • Dilaciones por causa no imputable a la Administración Tributaria: Se definen como aquellos retrasos del procedimiento que no pueden imputarse a la Administración Tributaria al haber actuado ésta con la diligencia debida en el ejercicio de sus funciones.  Como ejemplos tenemos el retraso en el cumplimiento de los requerimientos por el obligado tributario o la solicitud por éste de un aplazamiento.

Destacar que ambas circunstancias de no cómputo son compatibles en el tiempo si bien no deben sumarse los períodos en los que las mismas coexistan.

Por último, tenemos otro factor que condiciona la duración del procedimiento inspector: las interrupciones injustificadas del mismo por un plazo superior a los seis meses.

Ello significa que la Administración Tributaria no puede completar un período de inacción superior a seis meses por una causa no imputable al contribuyente.

No se considerarán, a estos efectos, como actuación de la Administración, las conocidas como “diligencias argucia” de contenido innecesario o puramente dilatorio que respondan a una actividad ficticia de la misma.

En todas las figuras que afectan al procedimiento inspector (ampliación plazo, circunstancias de no cómputo e interrupciones injustificadas) cabe destacar dos características comunes:

  • La necesidad de su motivación: así lo estiman los distintos órganos jurisdiccionales
  • El procedimiento inspector único, que implica que si se presenta una circunstancia de las señaladas en una sola de las obligaciones tributarias sujetas a inspección, la ampliación de plazos, las circunstancias de no cómputo o la reanudación del período de interrupción injustificada, se harán extensivas a la totalidad del procedimiento, es decir, a todas las obligaciones y períodos del mismo.

Una vez definida la enorme importancia de los plazos, cabe señalar que la Administración Tributaria debe actuar con cautela en este sentido dejando, en la medida de lo posible, un margen flexible de actuación.

A continuación incluimos la presentación utilizada por el ponente para su visualización:

View more presentations from Master en Consuloria & Asesoria Fiscal.


Luis Castelló García-Arquimbáu.

Anuncios

Acerca de Blog del Máster UTAF

Blog del Máster Universitario en Tributación y Asesoría Fiscal de Loyola Leathership School, que pretende dar respuesta a la creciente demanda de profesionales especializados en Derecho Fiscal existente en nuestra sociedad. Todos los comentarios y opiniones de nuestro equipo de expertos y colaboradores.
Esta entrada fue publicada en Ponencias, Procedimientos tributarios y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s