La nueva deducción por inversión de beneficios y por reinversión: ¿Dos caras de la misma moneda?


La Ley 14/2013 de 27 de septiembre de apoyo a los emprendedores y a su internacionalización ha introducido en el artículo 37 del Decreto Legislativo 4/2004, que regula el Impuesto sobre Sociedades, una nueva deducción, aplicable exclusivamente a las empresas de reducida dimensión y de la que pueden disfrutar en el ejercicio 2013.

En un contexto de retirada de muchas de las deducciones del Impuesto, el legislador opta por crear una deducción para las empresas cuya cifra de negocios no supere 10 millones de euros e inviertan beneficios en la adquisición de elementos nuevos de inmovilizado material o inversiones inmobiliarias afectas a actividades económicas.

Monedas (L)Se trata de una deducción en la cuota íntegra del 10% de los beneficios del ejercicio (no de la base imponible) sin incluir la contabilización del Impuesto sobre Sociedades, que se inviertan en elementos nuevos de inmovilizado material o inversiones inmobiliarias, afectos a actividades económicas. Excluyendo aquellos beneficios del ejercicio que disfrutan de algún otro incentivo fiscal bien en la base o bien en la cuota.

La deducción es del 5% si la sociedad disfruta de los tipos de gravamen previstos para empresas que crean o mantienen empleo, y su cifra de negocios no supera 5 millones de euros (tipo de gravamen del 20% hasta 300.000 euros y del 25% para el resto de la base imponible).

Esta nueva deducción se suma a otras deducciones del impuesto, conviviendo con la deducción por reinversión de beneficios prevista en el artículo 42 del Texto Refundido del Impuesto sobre Sociedades. Si analizamos ambas deducciones y dejando a un lado las diferencias, comprobamos que tanto en los fines como en su configuración presentan notables similitudes que las configuran como incentivos complementarios:

1º En ambas deducciones se exige la existencia de renta positiva aunque esta sea de distinta naturaleza.

La deducción por reinversión requiere la existencia de una renta positiva o plusvalía generada como consecuencia de una transmisión onerosa de elementos patrimoniales que hayan pertenecido al inmovilizado material, intangible o inversiones inmobiliarias afectos a la actividad económica y de valores representativos de la participación en capital o fondos propios de entidades, que otorguen una participación no inferior al 5% y poseídos al menos 1 año antes de la transmisión.

La deducción por inversión no requiere la existencia de una determinada renta positiva; en concreto de la generada por alteración patrimonial, aunque si requiere la existencia de renta positiva en la medida en que exige la existencia de beneficio en el ejercicio.  Lo que implica que se pueda aplicar en los supuestos en los que no proceda la aplicación de la deducción por reinversión:

  • Cuando existiendo transmisión de elementos patrimoniales se haya obtenido una renta negativa, si existen beneficios en el ejercicio.
  • Cuando no se cumplan  cualquiera de los requisitos exigidos para la aplicación de la deducción por reinversión, relativos a las  características del bien transmitido.
  • Cuando existiendo beneficios en el ejercicio, dichos beneficios no sean consecuencia de la transmisión de elementos patrimoniales.

2º Ambas deducciones reducen el tipo de gravamen efectivo

La aplicación de la deducción por reinversión provoca que  las rentas positivas, fruto de la transmisión de elementos patrimoniales, tributen a un tipo efectivo de gravamen entre el 13% y el 18%.

La aplicación de la deducción por inversión provoca que los rendimientos de la sociedad que no disfrutan  de exención, reducción, bonificación o deducciones disfruten de un tipo de gravamen efectivo que puede estar entre el 15% y el 20%.

3º Ambas deducciones requieren se haya producido inversión

La deducción por inversión requiere que se haya producido un inversión en elementos nuevos de inmovilizado material e inversiones inmobiliarias afectos a la actividad económica (no incluye el inmovilizado inmaterial), dentro del plazo comprendido entre el inicio del periodo impositivo en que se obtienen los beneficios objeto de inversión y los dos posteriores o excepcionalmente, de acuerdo con un plan de inversión aprobado por la Administración Tributaria.

En la deducción por reinversión, la reinversión podrá realizarse en elementos de inmovilizado material, intangible o en inversiones inmobiliarias, afectos a la actividad empresarial. También en este caso la inversión debe realizarse dentro de un plazo determinado.

4º Ambas deducciones requieren una cierta fidelización de la inversión

Los elementos, objeto de inversión, en el supuesto de haber disfrutado de la deducción por inversión, deberán permanecer durante un plazo de 5 años, salvo pérdida justificada o durante el plazo de su vida útil si es inferior.

De todos los aspectos señalados es especialmente destacable que ambas deducciones disminuyen el tipo efectivo de gravamen del Impuesto sobre sociedades, siempre que exista inversión. Asistimos de nuevo a una solución técnica para disminuir el tipo al que tributan los rendimientos en el impuesto sobre Sociedades, siempre y cuando se produzca inversión y de forma proporcional a ésta.

Nos preguntamos si esta medida permanecerá en el tiempo y como se integrará en un horizonte de reformas y de posible disminución del tipo de gravamen general del Impuesto sobre Sociedades.

Marta Montero Simó.

About these ads

Acerca de Marta Montero Simó

Doctora en Derecho por la Universidad Comillas, Máster en Asesoría Jurídica de Empresas por el Instituto de Empresa. Visiting Scholar en el European Law Research Center, Harvard Law School. Profesora Titular de Derecho Financiero y Tributario y Directora del Departamento de Derecho de la Universidad Loyola Andalucía. Directora adjunta del Master Executive sobre Fiscalidad Internacional del Centro de Estudios Garrigues, en Madrid.
Esta entrada fue publicada en Impuesto Sociedades y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La nueva deducción por inversión de beneficios y por reinversión: ¿Dos caras de la misma moneda?

  1. Pingback: Las nuevas deducciones por inversión de ...

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s